El Herbalife Gran Canaria obtiene un triunfo con valor doble ante el UCAM Murcia (83-71)

Depormanía - 15/04/2018

Novedades de salida de Luis Casimiro en el quinteto inicial para un duelo de vital importancia en la lucha por el Playoff. El entrenador amarillo dejó, por momentos, la fórmula de los dos bases para salir con Radicevic, Rabaseda y el argentino Nicolás Brussino como trío exterior. Grancanarios y murcianos se veían las caras como octavos y séptimos clasificados, con un balance igualado y con un average particular de tan solo seis puntos a favor de la entidad universitaria.

Los cinco del Herbalife Gran Canaria saltaron a pista enchufados. La muestra fue la primera jugada del choque, que aunque no se saldó con puntos para la escuadra local, hizo subir en tres el casillero de rebotes ofensivos del conjunto amarillo. Los de Casimiro acabaron encontrando acierto en el tiro libre por mediación de Radicevic y luego en una rápida transición culminada por Brussino con un mate. Los dos ‘Nickos’ fueron los estiletes de la escuadra isleña en el inicio. Los de Navarro intentaban aferrarse al encuentro en los compases iniciales, pero pronto se vieron superados por la energía claretiana.

Algo desquiciados por el arbitraje, los hombres de Ibon Navarro sufrían para enchufarse al choque con acierto. El técnico vasco paraba el encuentro (12-5, minuto 6) en busca de una reacción que no acabó de llegar en el primer acto. Mekel anotó tres tiros libres consecutivos -uno de ellos fruto de una técnica a Ovie Soko por protestar- para elevar la renta hasta los dobles dígitos. UCAM Murcia seguía sin muchas ideas en ataque y a los claretianos, en labores ofensivas, le salía prácticamente todo. Un buen gancho de Pasecniks y una canasta de potencia de Xavi Rabaseda permitía a los claretianos cerrar el primer acto con muy buena nota (23-11).

Xavi Rabaseda abría el segundo cuarto con una buena acción defensiva para evitar que Oleson anotara y acto seguido Pablo Aguilar clavaba un triple lejano marca de la casa. La inercia positiva seguía elevando la renta claretiana, pero poco a poco UCAM Murcia fue encontrando el tono del choque para meterse de lleno en el partido. Saltaba Lima a pista y los problemas de faltas, presentes en las filas universitarias, empezaban a surgir en el lado local. Pasecniks veía cómo le señalaban dos en cuestión de segundos y con casi ocho minutos para llegar al descanso, los isleños estaban en bonus.

Fue un momento que aprovechó Kloof. El de Surinam, con minutos en la dirección por un golpe en el labio sufrido por Clevin Hannah en el primer período, logró anotar siete puntos consecutivos dando muestras de su talento. Triple, penetración y una acción con falta (28-22, minuto 16) cuyo tiro libre erró. Casimiro solicitó tiempo muerto y su equipo reaccionó para poner tierra de por medio. Oliver y Báez, la dupla de la vieja escuela, se aliaban para lograr un rápido parcial de 5-0. La renta volvía a los dobles dígitos, y a pesar de un rápido parcial de 0-6 con dos aciertos exteriores de Benite y Hannah, los amarillos lograban acabar el primer tiempo con buena cara gracias a un triple de Báez en la última posesión (42-30).

AGUANTANDO LA EMBESTIDA MURCIANA

Haciendo un uso inteligente de las faltas y sin miedo a cargarse -algo que ocurrió-, el UCAM Murcia poco a poco llevó el partido a su terreno tras la reanudación. Los de Ibon Navarro salieron con intensidad y a pesar de ver cómo su pareja interior titular se ponía con cuatro faltas personales cada uno, le ganó terreno a un Herbalife Gran Canaria algo atascado en ataque. La defensa física de la entidad pimentonera asfixiaba al Granca, que apenas encontraba resquicio alguno de oxígeno en Nikola Radicevic.

Una canasta en la pintura de Augusto Lima significaba el tiempo muerto del banquillo anfitrión (50-46, minuto 28) con poco menos de tres minutos de cuarto por delante. La diferencia se llegó a quedar en tres, una renta que era la mínima para la escuadra grancanaria desde que el choque pasara de sus primeros cuatro minutos. En el momento más delicado apareció Pablo Aguilar. El granadino acertó de tres e instantes después quien lo hacía era Albert Oliver (57-48, minuto 29) que se levantaba desde más allá de 6,75 sin miramientos tras correr la transición. Lo detuvo Ibon Navarro y sus indicaciones surtieron efecto, pues en el último minuto de cuarto sus pupilos cosecharon un parcial de 0-4 que apretaba las cosas a falta de diez minutos (57-52).

Había hecho la goma UCAM Murcia y, sin verse por delante en el marcador en ningún momento, alcanzaba la hora de la verdad con opciones. Los amarillos se habían quedado en 15 puntos en la tercera escena del encuentro y debían recuperar la voz cantante en el guion para acabar llevándose la pelea.

El intercambio de golpes fue la tónica predominante de las primeras posesiones del último cuarto. UCAM Murcia, muy metido en el encuentro, procuraba cargar el rebote con más energía y tener cuidado con el balón. Tumba quedaba expulsado por cinco faltas y el Herbalife Gran Canaria, con un triple de Oliver (64-54, minuto 33) volvía a disparar la ventaja isleña. Superó la barrera de los diez puntos después de que el propio base catalán materializara un tiro libre de técnica señalada a Navarro. Sin embargo, el conjunto murciano seguía a lo suyo y a cinco del final mantenía intactas sus opciones (67-59, minuto 35).

Tal y como había transcurrido el partido y con el crono corriendo hacia el final, el Herbalife Gran Canaria buscaba un último acelerón que permitiera un final tranquilo. Un final, incluso, en el que el triunfo estuviera asegurado y lo importante fuera el average particular, que era de seis tantos. Y consiguió ese panorama el equipo amarillo. Albert Oliver, especialmente inspirado, y Eulis Báez, que recuperó su mejor versión, permitieron a los grancanarios centrarse en recuperar el average con la victoria en el bolsillo.

Con dos minutos por disputarse, el luminoso indicaba un 76-65 que salvo catástrofe daba el triunfo al lado claretiano. Sin embargo, los esfuerzos se centraban ya en el average particular, siempre importante pero particularmente vital en este curso tan igualado. Los de Navarro lucharon hasta el final para recuperar terreno, anotando dos triples inverosímiles que hizo que el Granca siguiera alerta hasta el final. Una buena mentalidad y el acierto en el tiro hicieron que los isleños acabaran obteniendo el doble triunfo.

Noticias más leídas del día